Buenos Aires, jueves 03 de enero de 2019


A los miembros de la comunidad educativa del Colegio Nacional de Buenos Aires

Continuamos con los agradecimientos y en este caso me voy a referir a  
otra de las actividades que más hemos estimulado desde la Dirección de  
Extensión y Bienestar Estudiantil, me refiero a aquellas especialmente  
vinculadas con la cultura.

Cuando asumimos la gestión en 2011, el coro del Colegio contaba con 10  
estudiantes y distaba mucho de aquel que años atrás -durante el  
rectorado del Dr. Horacio Sanguinetti- representaba al Colegio. De  
inmediato le dimos impulso y en poco tiempo -bajo la dirección de un  
gran maestro- ese coro renovado creció, tanto artísticamente, como en  
cantidad de integrantes. Hemos podido apreciar este crecimiento con la  
presentación de "Los Miserables", con 35 intérpretes en escena. El  
desarrollo musical de nuestros estudiantes nos ha posibilitado crear,  
en el año 2015  un segundo coro con ex alumnos, el de cámara: ´Amadeo  
Jacques¨, que a lo largo de estos años ha realizado presentaciones en  
lugares emblemáticos de la cultura, como la Usina del Arte o el CCK.

En paralelo creamos la Orquesta de Tango a partir de la realización de  
un censo de músicos entre nuestros estudiantes. Hoy cuenta con más de  
30 músicos, muchos de los cuales ya son ex alumnos, ha grabado un  
disco, y  realizan espectáculos que recorrieron distintos escenarios  
de gran relevancia (El Teatro Colón, La Usina del Arte, el CCK, y el  
Mundial de Tango, por mencionar sólo algunos).

Tiempo después creamos la Orquesta Académica, que permitió una nueva  
expresión musical entre nuestros jóvenes, y hoy aparte de funcionar  
como un cuerpo orquestal, le brinda la posibilidad a muchos  
estudiantes a que aprendan a tocar un instrumento sin ningún  
conocimiento previo.

Todos saben que el órgano ubicado en el Aula Magna es uno de los  
símbolos de nuestro Colegio. A lo largo de los años, los miembros de  
la comunidad lo hemos disfrutado en distintos actos y conciertos. Sin  
embargo, este instrumento nunca había estado al alcance de nuestros  
estudiantes. Por ello, decidimos iniciar el Taller de Órgano, para  
quienes deseen aprender a tocarlo.

Todas estas nuevas alternativas se sumaron a las tradicionales y que  
ya congregaban a numerosos grupos de estudiantes como la Compañía de  
Teatro, o el Taller de Producción de Bandas.  Entre ellos deseo  
mencionar especialmente al Ballet de Tango, uno de los talleres con  
más historia en el Colegio, y que este año ha cumplido los 25 años. A  
partir del trabajo de docentes y estudiantes, el año pasado hemos  
realizado por primera vez una milonga en el Colegio, en el marco de La  
Noche de los Museos. Tal fue el éxito de la actividad, que este año -  
en conjunto con la Universidad del Tango- decidimos que el Colegio se  
convirtiera, por primera vez en su historia, en sede del Festival de  
Tango de Buenos Aires, y en el mes de octubre hemos realizado el  
festejo del cuarto de siglo del taller con una nueva milonga que contó  
con cientos de asistentes.

Todos quienes participan -especialmente los días sábados- maestros y  
estudiantes hacen un trabajo que nada tiene que ver con el Colegio  
tradicional que se desarrolla en los claustros y en cambio concentran  
su actividad en las sombras del subsuelo del edificio o bajo el sol  
exultante del SUM en el tercer piso. Y como consecuencia de su  
compromiso, muchos de los estudiantes que forman parte de estos  
cuerpos han encontrado en la música su vocación. Vaya para ellos todo  
nuestro reconocimiento, ya que nosotros disfrutamos también su arte.

Atentamente,

Gustavo Zorzoli