Buenos Aires, domingo 06 de enero de 2019

A los miembros de la comunidad del Colegio Nacional de Buenos Aires

Toca darle gracias a la dependencia nodocente con la que hemos trabajado más duramente y en perfecta sintonía: La Secretaría del Colegio.

Muchos quizás no tengan idea acerca de todo lo que se resuelve en este
sector. Las cuestiones fundamentales, tanto estudiantiles como
docentes tienen su tratamiento en esa oficina. Su personal siempre ha
cumplido con responsabilidad y profesionalismo su importantísima tarea.

Si en algo hay que felicitar especialmente a este grupo es en cómo han
podido, en menos de 7 años, llevar adelante unos 70 concursos,
posibilitando que más de 200 docentes pudieran regularizar sus cargos
durante esta etapa. Hoy los profesores, ayudantes y preceptores
titulares superan el 70% de la planta docente, una cifra que no
reconoce antecedentes en el Colegio y que será con seguridad una de
las marcas de este Rectorado. Cuando asumimos la gestión en 2011,
salvo un puñado de profesores que habíamos concursado en la década de
los 90´, el Colegio no contaba con docentes regulares por concurso.

Tres personas -a lo largo de estos 8 años- han asumido la
responsabilidad de conducir con eficiencia a este colectivo: Patricia,
Lorraine y Silvia. Haré una mención muy especial sobre Lorraine, una
infatigable trabajadora sin la cual este Rectorado no hubiera podido
avanzar en la mayoría de sus proyectos. Muy pronto accederá a su
merecido beneficio jubilatorio, de modo que dejaremos juntos esta
gestión que es tan suya como mía.

A cada una de las y los miembros de Secretaría mi más sincero
reconocimiento y mi deseo de que sigan siendo el ejemplo de todos los
trabajadores nodocentes del Colegio.

Atentamente,

Gustavo Zorzoli

Rector