Buenos Aires, lunes 18 de febrero de 2019

A los miembros de la comunidad del Colegio Nacional de Buenos Aires

Llegó el momento de darle gracias a tres de mis compañeros de trabajo  
más cercanos e importantes y que han sido los secretarios de la  
Rectoría: Gabriela Roses, Dario Ibarra y Fernando Spampinato.

Con ellos ha sido posible coordinar la agenta de este gigante  
educativo con 500 docentes, 2500 estudiantes, 150 nodocentes, más de  
5000 miembros de las familias, además del Rectorado de la UBA, el  
Curso de Ingreso y los medios de comunicación.

Los envíos de las Cartas del Rector, las respuestas a los cientos de  
correos, las ahora tan demandadas grillas para los días de paro  
docente, la atención permanente en una Rectoría que siempre tuvo sus  
puertas abiertas han sido algunas de las muestras de un estilo de  
gestión que nos ha caracterizado.

Con ellos hemos aprendido un montón y han puesto a prueba día a día su  
enorme compromiso, demostrando niveles de eficiencia y responsabilidad  
muy difíciles de encontrar en la gestión pública.

Será muy extraño para mí -y seguramente para ellos- no encontrarnos  
diariamente para enfrentar en conjunto el desafío que implica habitar  
el primer piso de la calle Bolívar, sin embargo nuestro vínculo  
seguirá persistiendo.

A cada uno de los tres mis más afectuoso reconocimiento, gratitud y  
deseo de que sigan construyendo como hasta ahora.

Atentamente,

Gustavo Zorzoli


Rector