Publicado en Graduados, el lunes 29 de junio de 2020

Gracias por participar de esta iniciativa para que las y los estudiantes del CNBA tengan más y mejores recursos para imaginar su trayectoria después del Nacional. Hace 5 ediciones ya, esta experiencia enriquece el cuerpo de herramientas que el Colegio ofrece a sus estudiantes, fortaleciendo los lazos de camaradería y solidaridad entre las distintas generaciones de ex alumnas y ex alumnos.

El Día de Trabajo Compartido se trata del encuentro de un o una estudiante con un profesional para conversar sobre su ocupación, sus rutinas, el sentido de su empleo y la trayectoria que lo llevó hasta ahí. Cada estudiante, tras un trabajo de orientación en el Departamento de Orientación Vocacional del Colegio, elige con quien encontrarse según sus intereses y curiosidad. Los objetivos son tener un contacto de primera mano con una ocupación de su interés, conocer su materialidad cotidiana y la trayectoria de las personas que se desempañan en esa labor.

ENCUENTRO VIRTUAL
Este 2020, a diferencia de los años anteriores y por la situación de aislamiento que atravesamos, el Día de Trabajo Compartido será completamente virtual. Esto significa que alumnos y graduados se encontrarán a través de algunas de las plataformas de videoconferencias conocidas, a elección. 

DURACIÓN, HORARIO Y FECHA DEL ENCUENTRO
La duración del encuentro no es fija, sino que surgirá de la conversación y de los tiempos de cada uno. Sin embargo, estimamos que, por la dinámica virtual, puede requerir un mínimo de una hora, considerando un momento para una presentación que permita comenzar a conocerse y dar lugar a los los relatos, las preguntas y el intercambio. Esto no implica que no pueda haber encuentros más largos si fuera útil en función de la propia conversación u otras necesidades de cada encuentro particular. Hay que considerar que el encuentro es a contraturno del horario escolar, lo que determina las posibilidades máximas de duración del encuentro. El horario del encuentro es pactado entre los participantes y luego informado al CNBA. Si los horarios de uno y otro participante del encuentro fueran incompatibles, el Colegio buscará asignar a cada cual un nuevo alumno o ex alumno con quien encontrarse.

TEMAS DEL ENCUENTRO
Las áreas temáticas principales que esperamos que se puedan recorrer durante el encuentro son: ¿Cómo es el trabajo en cuestión? y ¿Cuál es la relación entre el trabajo en cuestión y la elección que el graduado tomó al terminar el colegio secundario?

Con la primer pregunta apuntamos a que el estudiante pueda tener una descripción del empleo que llamó su atención. En relación a esto, es importante poder abordar las cuestiones más cotidianas: la cantidad de horas, los lugares de trabajo, el vínculo con los colegas, las responsabilidades que se asumen, la práctica específica que se lleva a cabo, y también poder dar una idea del sentido más general del empleo y su lugar en la disciplina y más aun en la sociedad.

En relación a la segunda, esperamos que el estudiante pueda comprender que una trayectoria profesional está constituida por muchos avatares inesperados e, incluso, inimaginables. Es decir, que tenga más herramientas para comprender que el trayecto que va de la salida del colegio y, eventualmente, una primera elección de una carrera universitaria hasta la construcción de una vida profesional satisfactoria es esencialmente incierto.

En este sentido, recomendamos comentar las incertidumbres durante los primeros años posteriores al colegio secundario, los cambios paulatinos y también bruscos de la trayectoria profesional, los sucesos inesperados, conversar, también, sobre la complementación profesional y salarial entre varios empleos simultáneos, especialmente si son diferentes. El concepto es poder descargar las expectativas desmedidas y muchas veces agobiantes que conlleva la elección del camino posterior al secundario.

GUÍAS PARA ENCUENTRO
En este tipo de encuentros resulta útil conocer algunas pautas de trabajo.

La presentación es el momento para empezar a conocer a la persona que tenemos enfrente y para llegar a un primer intercambio con ella. Por esto, recomendamos dar un tiempo importante a la presentación y no buscar resolverla con una mera reposición de datos formales. Muchas veces resulta un buen tema de introducción compartir algunas reflexiones o experiencias vividas en el CNBA.

Preparar los temas. Es importante saber de antemano qué es lo que se que se quiere compartir durante la charla. Para eso, sugerimos construir previamente un relato que incluya las cuestiones que consideramos imprescindibles. Incluso se puede redactar un esquema o una lista de temas. Puede servir también llevar una herramienta o elemento de trabajo al encuentro o pensar una anécdota que podría interesarlos. Cualquiera de estas preocupaciones será visto como un signo de interés y cuidado hacia los y las estudiantes.

Dar y escuchar. El éxito de esta actividad necesita del relato del graduado tanto como de su escucha. El espacio para las preguntas y las reflexiones del estudiante es vital. Es necesario, entonces, generar las condiciones para que estas preguntas y reflexiones aparezcan. Estar atentos a los tiempos, a silencios, dudas y entusiasmos del estudiante.

No buscamos convencer. No está entre los objetivos del encuentro convencer al alumno de nada en particular, mucho menos de un camino determinado. No necesitamos convencer al alumnos de seguir una carrera universitaria, ni de no seguirla. No esperamos de cada graduado que promocione de la mejor manera su profesión o ámbito de trabajo. Lo que necesitamos, simplemente, es dejar que los estudiantes exploren con nuestra ayuda.

Disposición a un nuevo contacto. Para muchos estudiantes, este encuentro puede ser su primer contacto con un/a profesional. Y, tal vez, también sea el único que puedan conseguir por un tiempo si en su familia o entre sus amigos nadie conoce a alguien de la especialidad de interés. Conociendo esto, necesitamos que los estudiantes se sientan habilitados a un nuevo contacto para futuras dudas o consultas. Para los estudiantes, la posibilidad de este futuro contacto significa iniciar el camino con una herramienta importante, una primera persona a quien preguntar. Es necesario que demostremos en el encuentro esta disposición a recibir una futura consulta, caso contrario corremos el riesgo de que los y las estudiantes no se animen a hacer consultas y privarlo de este recurso.

Hay que tener en cuenta que las circunstancias de este año 2020 nos obligan a realizar esta actividad -así como el resto de las actividades educativas- en forma 100% virtual. Lamentablemente, esto hace que los encuentros no puedan ser en el lugar de trabajo cotidiano del profesional, como hacemos tradicionalmente. Esperamos que, a pesar estas limitaciones, el espíritu de colaboración del Día de Trabajo Compartido se mantenga intacto, y que tanto estudiantes como graduados puedan sacar el mejor provecho de esta actividad.

Una vez más, el Colegio les agradece su participación y su interés en Día de Trabajo Compartido y espera recibir todos los comentarios, sugerencias, críticas y propuestas que tengan ganas de hacer para que esta iniciativa mejore año a año.

Páginas